Seleccionar página

Equipo

Somos Catterina, Pía, Quentin y Benjamín, cuatro amigos artesanos, ex-científicos, artistas e ingenieros atípicos de Valdivia. Nos une el estar convencidos de que las cosas pueden hacerse de forma distinta, poniendo en primer lugar a las personas y el respeto por nuestro planeta. CortaPET es el fruto de esa convicción. Estamos comprometidos a generar un cambio profundo y consistente, haciendo una empresa PARA el mundo.

 

La herramienta

El cortaPET es un maravilloso objeto para reutilizar botellas plásticas. Una herramienta de mano que convierte fácilmente el plástico en una cinta resistente y flexible. Es una fuente infinita de pita que sirve para amarrar y arreglar todo en la casa y el jardín, para colgar ropa, tejer,  soportar carga y lo que tú imagines.

 

¿Cómo se les ocurrió?

Mucha gente nos hace esa pregunta. ¡La idea de cortar botellas en tiras existe hace más de 20 años! Nosotros desarrollamos un diseño con materiales locales y sello de la región, inspirados por videos de versiones caseras de todo el mundo que circulan por Internet. Cuando vimos por primera vez que era posible transformar las botellas usando solo un par de golillas y un cuchillo, ¡nos fascinamos con la idea!

La historia oficial de los cortadores partió en 1993 con la invención del primer cortador de botellas PET, por el argentino Alejandro Sarmiento, quien adaptó una herramienta rural usada tradicionalmente para cortar cuero en tiras. A lo largo de los años, han aparecido numerosos diseños, todos basados en la idea original de Alejandro y el principio de los cortadores de cuero.

 

Visión

Queremos promover el pensamiento crítico y creativo, la responsabilidad ciudadana y el empoderamiento como motores de cambio. Queremos ser uno más de los millones de gestos necesarios para transformar el planeta en un mejor lugar. Cuando niños y adultos se maravillan ante el acto mágico de transformar las botellas en hilo plástico y vemos en sus ojos el asombro, podemos estar seguros de estar avanzando en la dirección correcta. El proyecto cortaPET es uno entre varios esfuerzos personales y colectivos por transformar nuestro entorno y responde a la necesidad de fomentar la reutilización en Chile, resolver un problema práctico y promover la educación medioambiental.
No tendría sentido que todo lo que debe suceder para que el cortaPET esté hoy en tu mano cumpliendo una función ecológica, no fuera sustentable. Por eso, nos encargamos de echar a rodar el círculo virtuoso de la sustentabilidad desde el minuto cero.
Aunque hemos profesionalizado mucho el proceso de producción, el cortaPET siempre estará hecho a escala humana y con cariño.
Eso es fácil, cuando los humanos de esa escala aman lo que hacen… ¿y cómo no amar un oficio tan adorable como fabricar un objeto de madera nativa que, además, le da una mano al medioambiente y al bolsillo de las personas?, ¿y cómo no ponerle cariño cuando tus condiciones laborales son justas e igualitarias? El trabajador que corta los palos, el que lo cronometra, o el que escribe en redes sociales acerca de ellos; todos, sin excepción, ganamos lo mismo, somos independientes y felices de formar parte del equipo cortaPET.